¡Simplemente sigue rodando!

¡Simplemente sigue rodando!

  • El 23 de diciembre de 2014, Jürgen Bäumer se obsequió el regalo de Navidad más grande de su vida: se compró uno de los primeros e-Golfs en Alemania. ¿Y al día de hoy? El auto simplemente sigue rodando.

¡Un total de 111,111 kilómetros! Esto es lo que ha manejado Jürgen Bäumer con su e-Golf a la fecha. Y esto en apenas cuatro años y medio. El 23 de diciembre de 2014, este empresario, ahora de 53 años, se obsequió el regalo de Navidad más grande de su vida: se compró uno de los primeros e-Golfs en Alemania por €36,000. ¿Y al día de hoy? El auto simplemente sigue rodando.

Jürgen Bäumer fundó su compañía en 1995, la cual hace trabajos de calefacción, plomería, instalaciones eléctricas y solares. Ubicada en Tecklenburg cerca de Osnabrück, Alemania, la empresa tiene 16 empleados y da servicio a clientes en un área de más de 50 kilómetros a la redonda, incluyendo a Osnabrück, Melle, Georgsmarienhütte, Lengerich e Ibbenbüren. Su base de clientes incluye a 3,500 personas.

“Nos especializamos en sistemas de calefacción eficientes en el uso de energía, tecnología solar y sistemas de calefacción generadores de energía. Nuestros autos exhiben el eslogan: ‘Reduzca los costos de calefacción a la mitad’”.

Quizá sea la naturaleza ambientalmente amigable de su compañía, o quizá la irrefrenable curiosidad que siempre caracteriza a Bäumer. En cualquier caso, él “absolutamente” debía tener uno de los primeros e-Golfs “de inmediato”. “Siempre he tenido un Volkswagen. Cuando salió el primer e-Golf, sencillamente debía tener uno. Esto se debe a que creo totalmente en las nuevas tecnologías”, explica Bäumer. En su casa, como contraste, se encontró con bastante escepticismo cuando compró el e-Golf. A su esposa Annette, su hija Sarah y sus dos hijos, Jannik y Robin, les preocupaba el rango del auto. Pero sobre todo, se preguntaban: ¿qué ocurriría si se quedaban varados con el e-Golf debido a un defecto o a una batería agotada? Bäumer los tranquilizaba: “¡Ellos vienen y te recogen!”. Pero después de cuatro años y medio y 111,000 kilómetros, eso todavía no ocurre. “Por el contrario”, afirma Bäumer: “Hoy en día todos compiten para ver quién maneja el e-Golf”.

El e-Golf es el que más circula

De los once autos en la flotilla de la compañía, el que más maneja es el e-Golf. A pesar de que se debe cargar cada 100 a 150 kilómetros debido a que es un modelo de primera generación, las rutas a los sitios de construcción rara vez son mayores a 50 kilómetros.

Así pues, cada mañana en la mesa del desayuno de la familia Bäumer, se realiza la ‘gran negociación’ para decidir quién manejará el e-Golf ese día. ¿La madre o el padre para ir a trabajar? ¿La hija Sarah para ir a su práctica de equitación? ¿Uno de los dos hijos para ir al gimnasio? ¿O la familia completa se irá de excursión al Lago Alf, a 53 kilómetros de distancia? “Tomamos una decisión democrática cada día”, comenta Bäumer con una sonrisa. “El criterio es sencillo: quien tenga la ruta más larga se lleva el e-Golf”.

El auto tiene incluso otra gran ventaja: los costos de combustibles son totalmente inexistentes. Los Bäumers cargan el e-Golf con energía solar de su propio techo. Y en el invierno, generan la electricidad para que el auto funcione con su propia unidad de co-generación de energía.

Aunque la flotilla de la familia Bäumer también incluye un Polo, un Golf y un Scirocco, ¡todos adoran el e-Golf! Su asombrosa aceleración es una de las razones. Pero también aprecian lo silencioso que es. Y ninguno de los Bäumers o los empleados de la compañía se preocupa por quedar varado en algún lugar. El auto es sumamente práctico: “Hay bastante espacio para nosotros cinco, y el área del compartimiento de equipaje es comparable a la de un auto con un motor de combustión convencional. Las herramientas, máquinas, refacciones y tubos, o el equipo para ejercicio o montar, todo cabe adentro”, explica Jürgen Bäumer sobre su experiencia diaria con el auto.

Los costos operativos del e-Golf son una fuente de delicia adicional para los Bäumer. “En estos cuatro años y medio, sólo hemos pagado alrededor de €350 por las inspecciones. Con un auto de motor de combustión hubiera pagado más de mil euros hasta ahora”, calcula Bäumer.

"El e-Golf nunca me dejó varado"

Debido a que el e-Golf tiene equipamiento completo, a los miembros más jóvenes de la familia también les gusta utilizar su sistema de sonido. Para Jürgen Bäumer, el sistema de navegación es fundamental. Éste le ayuda a encontrar los sitios de construcción fácilmente. Incluso en invierno, no hay limitaciones para manejar el e-Golf. “Uso la calefacción, escucho el radio y manejo de forma completamente normal. El e-Golf nunca me ha fallado".

Y esto no ocurre sólo en la familia; el e-Golf también es el auto más popular en la flotilla de la compañía. Mientras el e-Golf acumula hasta 2,000 kilómetros al mes, el resto de los autos recorre 700 kilómetros cada uno durante el mismo periodo, en promedio.

Bäumer nunca habla activamente acerca del e-Golf entre sus amigos y clientes. Pero cuando alguien observa el auto y le pregunta, da una exposición espontánea sobre sus méritos y ofrece la oportunidad de dar una vuelta. “Me agrada la moderación. Pero dos amigos míos compraron un e-Golf debido a mi recomendación.

Para que la batería se cargue completamente, el e-Golf de primera generación requiere un tiempo de carga de cinco horas. Pero todos los miembros de la familia y el personal se acostumbraron hace tiempo a cargarlo tan pronto como llegan a la propiedad de los Bäumer. Esto significa que el e-Golf siempre está listo para salir.

A Bäumer le agradaría cambiar más autos de su flotilla hacia la electromovilidad. Además del e-Golf, actualmente tiene dos Caddys, cuatro T5/T6 Transporters, dos Crafters y dos Renault Traffics.

Le cuesta €1,000 al mes llenar el tanque de diésel, esto representa $12,000 al año. “Me agradaría usar ese dinero más sensatamente”, dice Bäumer. Pero la transición llevará algún tiempo.

A Bäumer le gustaría comprar otro vehículo eléctrico de Volkswagen pronto. Sigue ávidamente todos los informes y la información sobre los modelos ID.  Le agrada que hoy existan subsidios para los vehículos eléctricos. “¡Hace tiempo sólo podíamos soñar en eso!”

Y como Jürgen Bäumer tiene una perspectiva a largo plazo en sus ideas y acciones, tiene otra idea inteligente en mente: “Veo una ventaja de los autos eléctricos en particular para las personas que tienen que hacer largos recorridos para ir al trabajo todos los días. Sus distancias diarias son predecibles. Deberían existir estacionamientos cubiertos con paneles solares en los circuitos suburbanos de las grandes ciudades. Estos trabajadores podrían estacionar sus autos en lotes monitoreados y cargarlos mientras se trasladan al trabajo en un transporte público y regresarían a recoger sus autos al final del día.

Después de cuatro años y medio de manejar el e-Golf, Jürgen Bäumer está verdaderamente impresionado por el vehículo. “Lo compraría de nuevo en cualquier momento. Tenemos abundante electricidad hoy en día. Sin exagerar, éste es el oro de nuestro siglo”.

Contacte con nosotros
Paola Maldonado Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Paola Maldonado Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Sobre Volkswagen de México

Las oficinas corporativas de Volkswagen de México así como la planta armadora de vehículos se localizan en la ciudad de Puebla, en la capital del estado, a 120 km al sureste de la ciudad de México. En enero de 2013, en Silao, inició operaciones la Planta Producción Componentes Guanajuato. En 2018, Volkswagen de México produjo 435,373 vehículos en su planta de Puebla y 342,695 motores en la planta de Silao.

Asentada sobre una superficie de 300 hectáreas, la planta de vehículos de Volkswagen de México es una de las más grandes del Grupo Volkswagen. En la planta de Puebla se producen los modelos: Jetta, Golf, Golf Variant y Tiguan, versión larga; así como motores, ejes y catalizadores.

La Planta Producción Componentes Guanajuato está edificada sobre una superficie de 60 hectáreas y produce la tercera generación de los motores EA888 para las plantas de vehículos de Volkswagen en Puebla, Chattanooga (Estados Unidos); Audi, en San José Chiapa (Puebla) y Volkswagen do Brasil. Volkswagen de México comercializa en el mercado doméstico las marcas del Grupo Volkswagen: Volkswagen, Volkswagen Vehículos Comerciales, SEAT, Audi, Bentley y Porsche. En 2018, estas marcas entregaron 196,402 vehículos ligeros a sus clientes.

 

Volkswagen de México
Public Relations
Ingrid Serrano Vargas
Teléfono +52 (222) 303 3644
sara.serrano@vw.com.mx