Se busca: El ángulo de giro perfecto

Se busca: El ángulo de giro perfecto

Excepcionales paisajes y fascinantes juegos de luz en el norte de Suecia.

“Pequeños cristales de hielo brillan en el aire a medida que el sol se desliza detrás del horizonte. Pequeñas explosiones de nieve llenan el aire y difunden ráfagas blancas sobre “Arvidsjaursjön” como si las rociara una mano mágica. A medida que se acerca esta fuerza salvaje, reconoces la fuente: Se trata de un Arteon que revuelve esta cortina de hielo y la hace crecer en cada curva.

Formamos parte de la Experiencia de Manejo Volkswagen en Arvidsjaur, Suecia, una apartada población hecha de casas de madera roja. Las hemos visto antes en las guías de viajes, estas casas cuyos techos están cubiertos con una capa de nieve de un metro de altura y tienen una surtida colección de palas para nieve apiladas frente a la puerta. También es un pequeño poblado con una buena cantidad de hoteles y B&B. En verdad tiene una buena colección de hospedajes, en particular si consideras que la población tiene sólo 4,800 residentes y viven en un área que es casi tan grande como Berlín. 

El invierno cambia todo 

Cuando llega el otoño y la temperatura comienza a descender aquí, 110 kilómetros al sur del Círculo Polar Ártico, llega el tiempo de algo muy especial. Súbitamente la población aumenta a más de 7,000 personas.

Arvidsjaur y sus numerosos lagos se convierten en un campo de juegos para los fabricantes de autos un inverno tras otro, una pista de hielo donde pueden probar sus más recientes modelos y hacer ensayos para resistir el feroz invierno, ¡el futuro automotriz está sobre ruedas aquí! Lejos de los ojos curiosos, muchas pruebas de manejo se realizan deliberadamente en esta región con tan escasa población. 

¡Todo se trata del hielo!

Cuando llega noviembre cada año, el descenso de temperatura permanece constantemente por debajo del punto de congelación y los lagos se convierten en terrenos de prueba. Cuando el hielo tiene 10 centímetros de grosor, puede soportar un automóvil. Para el momento en que alcanza 50 centímetros de grosor, puede soportar un camión. Este año, el hielo tiene más de un metro de ancho, me comenta Martin Escher, de la Experiencia de Manejo Volkswagen. Con un guiño en sus ojos, Escher añade: “También empacamos chalecos salvavidas bajo el asiento delantero, por las dudas”. En este momento, ya estamos de pie sobre el lago. Junto a nosotros no sólo se encuentra un Arteon, sino 15 de ellos. Su tarea el día de hoy es demostrar de lo que son capaces. El nuestro es demostrar nuestras habilidades de conducción. 

Antes de comenzar, el piloto de rallycross sueco, Anton Marklund, nos da algunos consejos acerca de manejar sobre hielo en el Arteon.

“No llegarás a ningún lado con neumáticos de invierno normales y ciertamente no te diviertirás”, dice Anton. Algunos sencillos ejercicios de arranque y frenado se utilizan como calentamiento para el evento principal del día. Esto nos da oportunidad de percibir este inusual camino, algo que normalmente causaría escalofríos en la espalda de los pilotos. Nuestro Arteon R-Line sale disparado de la posición inicial como si estuviera sobre asfalto. El sistema de transmisión a todas las ruedas 4Motion distribuye los 272 Hp directamente y de modo perfecto a las cuatro ruedas. La caja de cambios de doble clutch con cuatro velocidades se encarga de los cambios.

Todo lo que debo hacer es concentrarme en un cuadrado marcado por cuatro postes azules donde se supone que debo detener las llantas delanteras. Es una hazaña que logro completar fácilmente en mi segundo y tercer intento, gracias al sistema de frenado ABS.

Por ahora, Anton, con su radio en la mano, está de pie en el punto de paro y da consejos individuales a cada piloto. 

Menos 3 grados no es frío 

Le pregunto cómo puede pasar el día entero afuera en el frío del lago. “¿Frío? Menos 3 grados no es frío. Dos días atrás sí teníamos verdadero frío. La temperatura durante el día fue de menos 20 grados. Y cuando soplaba el viento como sucedió, no podía estar afuera sobre el hielo. Debía estar sentado en el auto la mayor parte del tiempo y dar las instrucciones desde ahí. El día de hoy es perfecto. Menos 3 grados, muy poco viento y algo de sol”.

Temblando ligeramente, regresé a mi Arteon y recibí la bienvenida de un sistema de calentamiento del asiento y una agradable temperatura interior de 22 grados que se muestra en la pantalla del Climatronic y se mantiene constante. Posteriormente nos dirigimos a la pista de slalom para probar nuestra experiencia en el manejo del vehículo. Después de terminar la tercera corrida, llegamos a un punto especial y tenemos oportunidad de disfrutar una característica del Arteon. A diferencia de un Arteon “normal”, el ESC del modelo de la Experiencia de Manejo se puede desactivar completamente, igual que el Golf R, utilizando el modo deportivo. De pronto, ahora podemos girar alrededor de los postes.

Paso por paso, los participantes se arman de valor y dirigen con precisión su Arteon alrededor de los postes azules. A Anton le agrada lo que observa y dice que ahora estamos listos para acometer la “pista”. Delante de nosotros tenemos dos kilómetros de la larga y helada pista de 10 kilómetros. Los tramos rectos quedaron deliberadamente fuera de este circuito en su mayor parte.

En su lugar, afrontamos una sensacional combinación de curvas que fueron diseñadas y santificadas justamente por Hermann Tilke, uno de los mejores diseñadores de pistas de carreras en el mundo. Éste es un circuito que parece haber sido creado precisamente para el Arteon. Logra sacar una gran sonrisa en el rostro de todos los participantes después de una ronda introductoria. 

De giro en giro, de curva en curva

El Arteon navega de forma fácil y precisa por las curvas. Por sí mismo, el cambio de carga lleva la parte posterior del coupé de cuatro puertas de 4.86 metros de largo a la posición correcta. Inmediatamente después, puedes usar el pedal de aceleración y el torque de 380 Nm para lograr un giro limpio sobre el hielo. Con cada curva se genera confianza. Los vehículos, pilotos y el camino ya se conocen unos a otros. La velocidad de los giros continúa en ascenso. Estoy realmente agradecido por el sistema de conducción progresiva que utiliza el Arteon: Éste reduce la entrada del ángulo de giro a sólo una vuelta a la derecha o la izquierda. Esta característica es un verdadero beneficio en esta pista. Sin ella, el trabajo de conducción y la transición de un giro a otro serían mucho más complejos.

El piloto delante de mí parece verdaderamente adorar la configuración precisa del chasis. Las llantas traseras de su Arteon golpean más y más gruesas nubes de nieve. En el proceso, la parte posterior se acerca cada vez más a la fría y blanca pared de contención. Me pregunto cuánto tiempo más puedo continuar manejando esto.

El Touareg como rescatador

El silencioso y casi olvidado radio integrado en la puerta izquierda súbitamente cobra vida: “Grúa a Pista 1 por favor”. Finalmente llegó el momento. El auto de seguridad Touareg, con sus dos faros naranja se acerca a otro piloto demasiado arriesgado para ponerlo de nuevo en la pista.

Aprovecho el descanso, me dirijo a los pits y empiezo una conversación con Lutz Nitsche cuando él sale de su Touareg después de su más reciente misión de rescate.

El día de hoy, Lutz actúa como “grúa” otra vez y realmente está feliz de que rara vez se necesiten sus servicios. “He tenido eventos con más de 50 trabajos en un día. No podría hacer tantas fotos de nuevo”.

Lutz saca su teléfono móvil y me muestra la fotografía de un piloto que acaba de ser rescatado de su predicamento: él posa informalmente y se ve divertido a pesar de su pequeño inconveniente. “Esto es para mi estadística personal del día y un pequeño recuerdo del piloto al que ayudé”.

Regreso a la pista y continúo buscando el ángulo de giro perfecto, siempre sabiendo que Lutz está listo y atento. Afortunadamente, evité convertirme en una de sus estadísticas el día de hoy.

Contacte con nosotros
Paola Maldonado Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Paola Maldonado Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Sobre Volkswagen de México

Las oficinas corporativas de Volkswagen de México así como la planta armadora de vehículos se localizan en la ciudad de Puebla, en la capital del estado, a 120 km al sureste de la ciudad de México. En enero de 2013, en Silao, inició operaciones la Planta Producción Componentes Guanajuato. En 2018, Volkswagen de México produjo 435,373 vehículos en su planta de Puebla y 342,695 motores en la planta de Silao.

Asentada sobre una superficie de 300 hectáreas, la planta de vehículos de Volkswagen de México es una de las más grandes del Grupo Volkswagen. En la planta de Puebla se producen los modelos: Jetta, Golf, Golf Variant y Tiguan, versión larga; así como motores, ejes y catalizadores.

La Planta Producción Componentes Guanajuato está edificada sobre una superficie de 60 hectáreas y produce la tercera generación de los motores EA888 para las plantas de vehículos de Volkswagen en Puebla, Chattanooga (Estados Unidos); Audi, en San José Chiapa (Puebla) y Volkswagen do Brasil. Volkswagen de México comercializa en el mercado doméstico las marcas del Grupo Volkswagen: Volkswagen, Volkswagen Vehículos Comerciales, SEAT, Audi, Bentley y Porsche. En 2018, estas marcas entregaron 196,402 vehículos ligeros a sus clientes.

 

Volkswagen de México
Public Relations
Ingrid Serrano Vargas
Teléfono +52 (222) 303 3644
sara.serrano@vw.com.mx