Padrino en la boda de su e-Golf

Padrino en la boda de su e-Golf

El e-Golf es ambientalmente amigable y económico*. La Gläserne Manufaktur en Dresden ahora ofrece a los clientes un vistazo especial detrás de bastidores.

Se asignan 12 minutos para la tarea y se necesitan 30 pernos para completarla. Es la “boda” de la transmisión y el chasis. Son las 3:56 de la tarde en Dresden. El padrino Sven Zeuke oprime el botón de inicio. Las dos partes principales del auto se atornillan en un proceso totalmente automatizado. Quizá esto no es tan romántico como una ceremonia ante un altar, pero aún así es bastante emocionante.

Sven Zeuke, ingeniero industrial en electrónica de 49 años, proveniente de Rhineland, está de pie en la Gläserne Manufaktur. Pasó toda la noche viajando a través de Alemania para estar presente en la producción de su e-Golf*. “Salí directamente después de ver Tatort”, comenta en referencia a una popular serie criminal televisiva que proyectan el domingo en la noche. “Tomé el tren desde Waldbröl a Siegen y después el autobús”. Había hecho otros planes de viaje, pero tuvo que cambiarlos en el último momento. “El autobús era la única forma de llegar aquí a tiempo”. Arribó a Dresden a las 6:24 de la mañana, con un ánimo excelente. “En verdad puedo recomendar el autobús”, afirmó. “Pero no esperen dormir mucho”.

Bienvenido al mundo de la movilidad eléctrica.

Después de llegar a Gläserne Manufaktur, Zeuke está sentado en la sala conocida como el atelier. En este espacio se encuentra el área de recepción para clientes y tiene una vista panorámica hacia el Großer Garten, un gran parque en medio de Dresden. Zeuke descansa en un sofá gris semicircular con un respaldo alto. Frente a él, una pantalla proyecta un video con imágenes de lo que podrá ver hoy. Un ligero desayuno lo espera sobre la mesa. Zeuke luce cansado, pero feliz. Pronto comenzará su recorrido personal junto al experto en productos Ronny Freudenberg.

La experiencia de “Rastrear la Producción del e-Golf” es el paquete más reciente que se ofrece en la Gläserne Manufaktur. Los clientes lo pueden reservar cuando adquieren un e-Golf. Y más adelante, igual que Sven Zeuke, no sólo podrán ver cómo se fabrica su e-Golf, también pueden realizar por sí mismos cierto trabajo de ensamblado. Por supuesto Zeuke tendrá supervisión experta, no obstante que él mismo es un ingeniero de procesos y está muy familiarizado con los autos eléctricos. “Te podría enseñar cómo mejorar un poco el e-Golf”, afirma con una sonrisa.

Pero aún no están listos para su recorrido, así que es un buen momento para formular una pregunta importante: ¿Por qué hace esto, Sr. Zeuke? Su respuesta es sencilla: “¿Con qué frecuencia tienes la oportunidad de ser testigo de la producción de tu propio auto e incluso ser asignado para ensamblar una parte por ti mismo?”. ¿Eso le emociona?  Zeuke mueve la cabeza. “Para mí, un auto es principalmente un medio para llegar a un fin”, comenta. ¿Realmente? ¿No esperaba esto? “Claro que sí. Es la primera vez que puedo ver el color que elegí”. En especial, Zeuke espera el momento de la boda. “Después de todo, es excepcional atestiguar la unión de la transmisión y el chasis”.

Recorrido por el área de producción.

Comienza el recorrido. La línea de producción se extiende a lo largo de un vestíbulo inundado de luz natural. Los destornilladores inalámbricos hacen un ligero sonido mientras los sistemas de transporte automáticos entregan componentes. Unos brazos mecánicos sostienen las carrocerías de los autos a medida que los trasladan sobre las cabezas de los trabajadores que visten overoles blancos. El equipo de ensamblado hace 72 autos en un día, divididos en dos turnos. El año pasado la Gläserne Manufaktur estableció un nuevo récord de producción, con 13,735 unidades de e-Golf.

Pero la Gläserne Manufaktur es más que simplemente un sitio de producción para el e-Golf.

Durante los dos años previos se convirtió en una ventana hacia la electromovilidad y la digitalización en Volkswagen. Su nombre se debe entender literalmente y no sólo en lo que respecta a la arquitectura. Aquí los visitantes pueden conocer la movilidad eléctrica y la transformación digital que está ocurriendo en la industria automotriz; además la pueden experimentar de primera mano. Constantemente se añaden más exhibiciones interactivas, como el SEDRIC, un auto de concepto autónomo que llegó a principios de febrero. La Gläserne Manufaktur es también un laboratorio de pruebas para las innovaciones, donde los desarrolladores de software trabajan en soluciones de movilidad orientadas al futuro y los especialistas experimentan con robots.

El chasis del e-Golf de Zeuke brilla en la sala de producción. Tiene una pintura Atlantic Blue Metallic. El futuro propietario lo observa con gran atención a medida que un montacargas coloca el panel de instrumentos en su posición. A él le dan instrucciones para atornillarlo y procede a hacerlo. Después Zeuke mismo usa la palanca para que el montacargas retroceda. Súbitamente se escucha un suave silbido a medida que el aire escapa a través de las válvulas. Zeuke no se altera en absoluto y claramente disfruta el momento. Observa atentamente cómo el montacargas sigue los comandos de la palanca.

Zeuke es un entusiasta de los autos eléctricos. Su primer encuentro con un e-Golf se remonta a 2016. “Hice una prueba de manejo con un modelo anterior”, explica. “El auto tenía una batería más pequeña en esa época”. Pero después llegó un modelo con un rango considerablemente más largo. “Todos hablaban sobre el incentivo del intercambio”, recuerda. Así que solicité otra prueba de manejo. “La suspensión es buena”, dice. “También quería sentarme cómodamente y disfrutar mientras manejaba en caminos rurales”.

Los expertos intercambian ideas

Después del almuerzo, el cliente y el experto en productos inspeccionan un e-Golf terminado. Hablan de cómo funciona la bomba para el sistema de calefacción y el aire acondicionado, además de qué proporción de energía consume en verano y en invierno. “La mayoría de los clientes preguntan cosas como el rango y la infraestructura de carga”, dice Freudenberg. Pero el día de hoy es distinto. “El Sr. Zeuke sabe mucho acerca de estos autos”, afirma el experto en productos. “Es un placer intercambiar ideas con él en este contexto”.

Por su parte, Zeuke está convencido de que “el camino que Volkswagen adoptó para la electromovilidad es uno que cubrirá nuestras necesidades de conducción cotidiana durante la siguiente década”. ¿Y qué opina del rango y la infraestructura de carga? “Por lo general manejo distancias cortas, así que el tamaño de la batería no es tan crucial”. A él le interesa más tener una infraestructura confiable. “Prefiero cargar el auto en el lugar al que voy, en vez de conducir hacia un sitio que tenga una estación de carga”, afirma.

Finalmente llega el momento. La segunda estación. La boda. La carrocería del auto de Zeuke se asienta entronizada sobre el suelo de madera de sicomoro canadiense. Un sistema de transporte autónomo entrega la transmisión que se atornillará al chasis. Después de la unión, la línea avanza. En el siguiente paso de producción se utilizarán diez pernos. Éste es el auto número 45 de hoy y seguirán 27 autos más. 

Zeuke suma muchas razones para adquirir un vehículo eléctrico. “Tenemos nuestros propios paneles solares”, explica. “¿Qué podría ser mejor que usar nuestra propia energía excedente para el auto?”. Otra razón es el deseo de evitar la dependencia de los precios de la gasolina. De todas formas, él suele manejar distancias cortas y considera que su auto es un “taxi para los niños”. También disfruta un “viaje ocasional a Colonia”, que está como a 100 kilómetros. “Y quiero colaborar con mi parte en pro del ambiente”, añade.

Hasta que nos volvamos a reunir

El recorrido se acerca a su fin.

En la tercera estación, que es la final, a Zeuke le permiten atornillar la parrilla del radiador. “Junto con el logotipo, forma parte del rostro del e-Golf”, dice Ronny Freudenberg. Zeuke se siente cada vez más cómodo en un mundo que generalmente está cerrado a los clientes. Él analiza una selección de destornilladores inalámbricos. Todos tienen diferentes torques y cada uno sirve para un componente distinto. Los puntos de color indican que uno es para la parte baja del vehículo y otro para la parrilla del radiador. “Me gustaría tener estas herramientas en casa”, comenta Zeuke y se ríe. Después de atornillar la parrilla del radiador, pasa suavemente sus dedos sobre el logotipo de Volkswagen.

Zeuke está impresionado por la fábrica y fascinado con su e-Golf*. Ahora, Sr. Zeuke, ¿su auto sigue siendo simplemente un medio para llegar a un fin? “Sí, lo es, pero también me encariñé con él”, declara y mira el área de producción brillantemente iluminada una vez más, mientras se prepara para salir. En dos o tres semanas recogerá su vehículo en la distribuidora.

 

 

Contacte con nosotros
Paola Maldonado Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Paola Maldonado Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Sobre Volkswagen de México

Las oficinas corporativas de Volkswagen de México así como la planta armadora de vehículos se localizan en la ciudad de Puebla, en la capital del estado, a 120 km al sureste de la ciudad de México. En enero de 2013, en Silao, inició operaciones la Planta Producción Componentes Guanajuato. En 2018, Volkswagen de México produjo 435,373 vehículos en su planta de Puebla y 342,695 motores en la planta de Silao.

Asentada sobre una superficie de 300 hectáreas, la planta de vehículos de Volkswagen de México es una de las más grandes del Grupo Volkswagen. En la planta de Puebla se producen los modelos: Jetta, Golf, Golf Variant y Tiguan, versión larga; así como motores, ejes y catalizadores.

La Planta Producción Componentes Guanajuato está edificada sobre una superficie de 60 hectáreas y produce la tercera generación de los motores EA888 para las plantas de vehículos de Volkswagen en Puebla, Chattanooga (Estados Unidos); Audi, en San José Chiapa (Puebla) y Volkswagen do Brasil. Volkswagen de México comercializa en el mercado doméstico las marcas del Grupo Volkswagen: Volkswagen, Volkswagen Vehículos Comerciales, SEAT, Audi, Bentley y Porsche. En 2018, estas marcas entregaron 196,402 vehículos ligeros a sus clientes.

 

Volkswagen de México
Public Relations
Ingrid Serrano Vargas
Teléfono +52 (222) 303 3644
sara.serrano@vw.com.mx