La impresión 3D en acción

La impresión 3D en acción

  • La presencia de la impresión 3D se siente cada vez más en la producción de automóviles. Estos procesos de impresión ya se utilizan para crear prototipos y hacer herramientas. Ahora Volkswagen unió fuerzas con la compañía de tecnología HP para utilizar la impresión metálica 3D en la producción en serie.

En una alianza con la compañía tecnológica estadounidense HP, Volkswagen tiene la intención de modelar el futuro de la impresión 3D en la industria automotriz. El pasado 11 de septiembre, en el International Manufacturing Technology Show (IMTS) en Chicago, ambas compañías anunciaron su alianza diseñada para ayudar a que el proceso de impresión metálica 3D se posicione como una innovación en la producción automotriz masiva. Hasta ahora, los procesos de impresión 3D han sido demasiado tardados y costosos para la producción en serie de componentes vehiculares.

El proceso Metal Jet de HP logra que la impresión metálica en 3D sea mucho más sencilla y, sobre todo, más rápida. La productividad se puede elevar hasta 50 veces, dependiendo del componente involucrado. Estas ganancias hacen que por primera vez la impresión tridimensional sea una opción para producción automotriz en serie. “La nueva plataforma HP Metal Jet representa un paso importante hacia el futuro tanto para nosotros como fabricantes automotrices como para toda la industria”, dice Martin Goede, presidente de planeación y desarrollo tecnológico en Volkswagen. “Es una realidad que el proceso Metal Jet de HP logra que la impresión metálica en 3D sea mucho más sencilla y sobre todo, más rápida. Y estamos muy contentos por esta oportunidad de ser parte de este desarrollo y, como resultado, crear más valor para nuestros clientes”. El tercer socio en esta alianza es el fabricante de componentes GKN Powder Metallurgy, una compañía que se identifica como líder en el mercado mundial dentro de la industria metalúrgica en polvo y como uno de los productores más grandes de polvo metálico del planeta.

 

Gracias a la nueva generación de impresoras HP Metal Jet, la impresión 3D también será capaz de competir contra procesos tradicionales, tales como el prensado y la fundición en el área de componentes complejos, comentó el ingeniero Robert Stache, que trabaja intensamente en los procesos de impresión 3D en el Departamento de Planeación y Desarrollo Tecnológico. Los primeros componentes estructurales para vehículos de producción masiva se podrían imprimir en dos a tres años. Pero no todos los seis mil a ocho mil componentes que se usan en un vehículo podrían salir de una impresora, aclara Stache. En particular, las partes más grandes y menos complejas como el cofre todavía se producen de forma más rápida y económica usando los procesos tradicionales, explicó.

“En el futuro cercano no saldrá de una impresora 3D un vehículo completo”, dijo Martin Goede. El objetivo es integrar las partes estructurales impresas dentro de la próxima generación de vehículos, resaltó Goede. “A largo plazo, esperamos ver un crecimiento continuo en los tamaños de los lotes, los tamaños de los componentes y los requisitos técnicos, hasta llegar a los componentes del tamaño de balones de fútbol y que se produzcan en lotes mayores a 100 mil unidades por año”, añadió.

De hecho, la impresión 3D no es una tecnología nueva en Volkswagen. La compañía ha utilizado el proceso durante más de 20 años hasta el día de hoy, pero no en producción masiva. En la construcción de prototipos, la impresión 3D ya demostró que es una solución práctica y efectiva. “Simplemente sería demasiado trabajo hacer herramientas de fundición y prensado para componentes que se producen en lotes pequeños”, dijo Stache y eso sin mencionar la logística y el número de horas laborales que requerirían.

El papel fundamental que puede desempeñar la impresión 3D en un proyecto puede ilustrarse con la construcción del auto de carreras eléctrico I.D. R Pikes Peak, que en junio alcanzó un récord espectacular en el Pikes Peak International Hill Climb. En su trabajo de desarrollo, los ingenieros de Volkswagen usaron un modelo para el cual se crearon dos mil componentes individuales con impresoras 3D para las pruebas del túnel de viento. Debido a que el auto de carreras se tuvo que completar en casi ocho meses, la impresora 3D ahorró mucho tiempo al equipo. Los componentes impresos también se usan en pruebas de manejo como una forma de reducir los tiempos hasta que se entregan los productos finales hechos de un compuesto de fibra de carbono o metal. Al final, se utilizaron componentes creados por impresoras 3D en el auto de carreras, pero únicamente partes pequeñas como sujetadores de cables e interruptores.

En la creación de herramientas para la producción en serie, la impresión metálica en 3D ya supera en algunos casos a ciertos procesos tales como el torneado y el pulverizado. Estos ejemplos se incluyen cuando se deben crear canales intrincados para un refrigerante en una forma de fundición. La impresión 3D también proporciona una ventaja de costo y de logística en la fabricación de partes de repuesto usadas en autos que ya no se producen, pero que aún se utilizan ampliamente.

La asociación con HP llevará los procesos de impresión 3D a un nuevo nivel. Como parte de este trabajo, el Centro de Impresión Metal-3D en Wolfsburg se ampliará significativamente. En un primer paso, los elementos de diseño se deben imprimir en pequeños lotes para cosas tales como rótulos para la puerta posterior, perillas especiales o llaves con rótulos individualizados. Inicialmente se usará el acero inoxidable. Se planea utilizar el aluminio y otros materiales posteriormente.

Contacte con nosotros
Jorge Viveros Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Jorge Viveros Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Sobre Volkswagen de México

Las oficinas corporativas de Volkswagen de México así como la planta armadora de vehículos se localizan en la ciudad de Puebla, en la capital del estado, a 120 km al sureste de la ciudad de México. En enero de 2013, en Silao, inició operaciones la Planta Producción Componentes Guanajuato. En 2018, Volkswagen de México produjo 435,373 vehículos en su planta de Puebla y 342,695 motores en la planta de Silao.

Asentada sobre una superficie de 300 hectáreas, la planta de vehículos de Volkswagen de México es una de las más grandes del Grupo Volkswagen. En la planta de Puebla se producen los modelos: Jetta, Golf, Golf Variant y Tiguan, versión larga; así como motores, ejes y catalizadores.

La Planta Producción Componentes Guanajuato está edificada sobre una superficie de 60 hectáreas y produce la tercera generación de los motores EA888 para las plantas de vehículos de Volkswagen en Puebla, Chattanooga (Estados Unidos); Audi, en San José Chiapa (Puebla) y Volkswagen do Brasil. Volkswagen de México comercializa en el mercado doméstico las marcas del Grupo Volkswagen: Volkswagen, Volkswagen Vehículos Comerciales, SEAT, Audi, Bentley y Porsche. En 2018, estas marcas entregaron 196,402 vehículos ligeros a sus clientes.

 

Volkswagen de México
Public Relations
Ingrid Serrano Vargas
Teléfono +52 (222) 303 3644
sara.serrano@vw.com.mx