Desde su producción hasta su uso

Desde su producción hasta su uso

  • Un enfoque holístico de principio a fin: La huella ambiental de un vehículo revela las fuentes de la contaminación ambiental. Por lo tanto, el análisis ayuda en la ruta para alcanzar rápidamente la movilidad neutra en CO2.

Aquéllos que quieran viajar de manera ambientalmente amigable requieren un auto con bajo consumo de combustible, ¿cierto? Sí, pero no es tan sencillo. Por supuesto, es lógico revisar el consumo de combustible, pero éste es sólo un lado de la moneda. La movilidad sustentable es compleja. Esto aplica especialmente en Volkswagen, cuyo objetivo es convertirse en una empresa neutra al CO2. La descarbonización (ver el recuadro) es la palabra clave detrás de la estrategia de sustentabilidad.

¡Es imperativo pensar holísticamente! Y eso significa desde el desarrollo del vehículo hasta las materias primas requeridas, desde la logística hasta la producción, desde el primer kilómetro hasta el último en el camino, desde la cancelación del registro hasta el reciclado. Además, los expertos se refieren a la huella de carbono, el balance ambiental o la asesoría del ciclo de vida (ACV). ACV es un análisis sistemático estandarizado por ISO del impacto ambiental del producto a lo largo de todo su ciclo de vida. “No sólo pensamos acerca de la producción y la fase de uso, también se incluyen las materias primas, precursores y proveedores, además del reciclado”, explica Marko Gernuks, Jefe de Optimización del Ciclo de Vida.

Desde su producción hasta su uso: La vida de un auto se divide en tres fases para su análisis. La producción, la fase de uso y el reciclado. La producción tiene tres subcategorías para los cuales se recopilan datos: extracción de la materia prima, elaboración de componentes y producción del vehículo. La fase de uso se subdivide en suministro de combustible/electricidad y emisiones del vehículo. Por supuesto, el reciclado es también un tema importante, como por ejemplo, el uso secundario de las baterías o el procesamiento y posterior uso de materiales valiosos.

Crear una asesoría del ciclo de vida es una tarea que requiere mucho tiempo y consiste en un análisis complejo y profundo de cada componente. Marko Gernuks afirma: “Tomamos en consideración cientos de factores tan solo para preparar un análisis del ciclo de vida para un neumático.  Estos son encontrados en 14 procesos”. Volkswagen tiene un proceso automatizado específico para la preparación, que sólo requiere una cantidad limitada de consolidación manual. “Rápidamente te das cuenta de que en comparación con un Golf diésel, el e-Golf1 tiene una huella de carbono superior en términos de producción, pero espera: después de 125,000 kilómetros en el camino, éste supera a su hermano y tiene una huella de carbono más baja”.

¿Qué ocurre con los hallazgos que Volkswagen obtiene de la asesoría del ciclo de vida? “Una vez que conocemos dónde se encuentran los puntos álgidos de la fabricación, podemos actuar e identificar las prioridades”, explica Gernuks.

También es emocionante estudiar el equilibrio ambiental del nuevo Volkswagen ID. La producción de estos vehículos comenzará en 2019, y marcará la primera ocasión en que la marca tendrá un auto totalmente neutral en emisiones de CO2. Las emisiones de CO2 se evitarán de manera constante o se reducirán desde un principio, mientras que las emisiones actualmente inevitables se compensarán con proyectos de protección climática.

La asesoría del ciclo de vida ayuda a identificar rápidamente los puntos álgidos durante el proceso de fabricación: El sistema de baterías genera 40 % de emisiones de CO2. Por lo tanto, vale la pena analizar este componente y compararlo con otros modelos. Las oportunidades de optimización se revelan de inmediato: Usar consistentemente energía verde para producir baterías reduce de manera importante el impacto ambiental.

Otro aspecto particularmente interesante del análisis del ciclo de vida es la fase de uso, aunque nadie de Volkswagen se encuentre personalmente detrás del volante. Marko Gernuks explica: “Por esta razón Volkswagen pone énfasis en la electromovilidad en términos de tecnologías de conducción, debido a que desde una perspectiva actual ésta es la mejor forma y el modo más eficiente de alcanzar la movilidad limpia y neutra en cuanto al clima”. Sin embargo, el auto eléctrico únicamente será tan limpio como la electricidad que se use para cargarlo. “Por ello ofrecemos a los clientes energía verde con nuestra recién establecida subsidiaria Elli (abreviatura de Electric Life), que pueden usar para cargar sus autos ID”.

Y al final del ciclo de vida del auto, lo espera el reciclado. En este sentido, Volkswagen también se compromete en este complejo campo y no delega simplemente esta tarea en compañías terceras. Volkswagen lanzó el proyecto de investigación LithoRec en 2009, con el propósito de atender el reciclado de las baterías de iones de litio. “Actualmente se está desarrollando una instalación de reciclado piloto para baterías de iones de litio en la planta de Volkswagen en Salzgitter”, comenta Gernuks. “El objetivo es optimizar el proceso y utilizar las materias primas rescatadas para reducir aún más la huella de carbono relacionada con la fabricación de baterías”. El reciclado tiene la intención de cerrar el ciclo.

La efectividad de todas las medidas orientadas a la reducción de CO2 se refleja en la asesoría del ciclo de vida de un auto, pero no sólo ahí: también se incluye en lo que se conoce como el DCI, las siglas para “Índice de Descarbonización”. Esto tiene gran importancia para todo el Grupo, pues representa un indicador clave de desempeño (KPI) para la visión “TOGETHER – Strategy 2025”, la intención de convertirse en un proveedor líder mundial de movilidad sustentable. El objetivo de Volkswagen es vender al menos un millón de autos eléctricos por año para 2025. Se supone que todo el Grupo Volkswagen será neutral al CO2 para 2050.

"Descarbonización" - ¿Qué es eso? 

El término descarbonización se refiere específicamente a la reducción del carbono. Lo que significa precisamente es la transición hacia un sistema económico que fomenta la reducción sustentable y la compensación de las emisiones dióxido de carbono (CO2). El objetivo a largo plazo es crear una economía global libre de CO₂. En este contexto, con los fabricantes automotrices tales como Volkswagen, además de otros sectores económicos, deben hacer su parte activamente. De acuerdo con el IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático), el sector del transporte representa alrededor del 14% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, y esta cifra está aumentando. Michael Jost, Director de Estrategia para la marca Volkswagen, declaró recientemente. “El problema de CO2 es el reto global más grave”. Por lo tanto, los fabricantes automotrices están obligados a actuar.

¿Qué es el Acuerdo de París? 
En la Conferencia sobre Cambio Climático (COP21) de París en diciembre de 2015, 195 países firmaron el primer acuerdo general internacional sobre el cambio climático.  El acuerdo incluye un plan de acción global, que apunta a mantener el calentamiento global por debajo de dos grados centígrados para contrarrestar el peligroso cambio climático. El Acuerdo de París sirve de puente entre las estrategias políticas actuales y la meta de neutralidad climática que se logrará antes de que finalice el siglo. Volkswagen está tomando medidas para lograr el objetivo de una sociedad neutral respecto al clima para 2050.

https://ec.europa.eu/clima/policies/international/negotiations/paris_en

 

Contacte con nosotros
Sobre Volkswagen de México

Las oficinas corporativas de Volkswagen de México así como la planta armadora de vehículos se localizan en la ciudad de Puebla, en la capital del estado, a 120 km al sureste de la ciudad de México. En enero de 2013, en Silao, inició operaciones la Planta Producción Componentes Guanajuato. En 2018, Volkswagen de México produjo 435,373 vehículos en su planta de Puebla y 342,695 motores en la planta de Silao.

Asentada sobre una superficie de 300 hectáreas, la planta de vehículos de Volkswagen de México es una de las más grandes del Grupo Volkswagen. En la planta de Puebla se producen los modelos: Jetta, Golf, Golf Variant y Tiguan, versión larga; así como motores, ejes y catalizadores.

La Planta Producción Componentes Guanajuato está edificada sobre una superficie de 60 hectáreas y produce la tercera generación de los motores EA888 para las plantas de vehículos de Volkswagen en Puebla, Chattanooga (Estados Unidos); Audi, en San José Chiapa (Puebla) y Volkswagen do Brasil. Volkswagen de México comercializa en el mercado doméstico las marcas del Grupo Volkswagen: Volkswagen, Volkswagen Vehículos Comerciales, SEAT, Audi, Bentley y Porsche. En 2018, estas marcas entregaron 196,402 vehículos ligeros a sus clientes.

 

Volkswagen de México
Public Relations
Ingrid Serrano Vargas
Teléfono +52 (222) 303 3644
sara.serrano@vw.com.mx