Cargado hace más de 40 años

Cargado hace más de 40 años

¿Volkswagen tiene una historia de movilidad eléctrica? Algunos podrían pensar que probablemente no hay mucho que contar aún. Pero la realidad es bastante distinta: Volkswagen comenzó a realizar investigaciones sobre vehículos puramente eléctricos a principios de la década de 1970.

1972: El pionero – T2 Elektro Transporter

El primer fruto de este trabajo de investigación fue un T2 Transporter en 1972. El proyecto se desarrolló en conjunto con Bosch, Varta y RWE. El Elektro Transporter estaba impulsado por un motor de CC colocado en la parte posterior del vehículo que proporcionaba una clasificación de energía continua de 16 kW (22 hp). Como fuente de poder se utilizaron baterías de plomo. Éstas estaban acomodadas en el piso del vehículo y pesaban 850 kilogramos, más que un Beetle en ese momento. Debido al refuerzo necesario que se colocó en el ensamble del piso y el chasis, el T2 Elektro Transporter pesaba aproximadamente 2.2 toneladas. Volkswagen construyó este T2 como un modelo de producción durante un periodo de varios años en una corrida de producción total de casi 120 vehículos, disponibles con diversas carrocerías.

Uno de los 120 producidos: un T2 Elektro Transporter
Uno de los 120 producidos: un T2 Elektro Transporter

1976: La fuerza impulsora – Elektro Golf I

Apenas dos años después del debut del Volkswagen Golf, el auto compacto best seller ya se empezó a construir con un sistema de transmisión eléctrica. Sin embargo, el proyecto lanzado en 1976 implicaba únicamente unos cuantos vehículos de prueba creados como respuesta a la crisis del petróleo que apenas se superó recientemente y a una creciente concientización de la escasez de reservas de petróleo. Técnicamente, el primer e-Golf era de construcción realmente simple: en lugar del motor a gasolina de 75 caballos de fuerza, se colocó un motor eléctrico de CC montado sobre la caja de cambios de cuatro velocidades de producción. Un cargador a bordo permitía cargar las baterías de plomo de 16.6 voltios a través de un enchufe normal de 220 voltios, lo cual requería alrededor de doce horas.

1981: Silencio en la ciudad – Golf I CitySTROMer

Basado en el Elektro Golf I, este proyecto piloto se produjo en conjunto con GES (‘Gesellschaft für elektrischen Straßenverkehr’, o la Corporación de Transporte Eléctrico en Carreteras), una empresa establecida por la compañía de servicios públicos RWE. Inicialmente se probaron veinte CitySTROMER en una prueba de flotilla y también los usaron en privado los empleados de RWE. Se construyeron un total de 25 vehículos de este tipo como parte de una corrida de producción en pequeña escala. El CitySTROMer se considera uno de los primeros vehículos eléctricos adecuados para el uso cotidiano. El auto tenía espacio para cuatro personas y pesaba una y media toneladas con sus baterías de plomo. Su rango era de casi 60 kilómetros; con la recarga podría cubrir casi 100 kilómetros por día.

El CitySTROMer es considerado uno de los primeros vehículos eléctricos para el uso cotidiano
El CitySTROMer es considerado uno de los primeros vehículos eléctricos para el uso cotidiano

1985: La flotilla blanca – Golf II Citystromer

La segunda generación del CitySTROMer se basó en el Golf Mark II y se develó en 1985. La tecnología que ya se había ensayado y probado en el modelo previo se utilizó en gran medida para el sistema de transmisión. El cable de carga se ubicaba detrás de una pequeña solapa en la parrilla del radiador. El CitySTROMer II era también un vehículo completamente idóneo para el uso diario y se construyó una corrida de producción de pequeña escala de 70 unidades. Éstas inicialmente se reservaron para propósitos de pruebas de productores de energía bien conocidos. Los CitySTROMer se usaron principalmente en el área de servicio al cliente para obtener conocimientos prácticos adicionales sobre la forma en que funcionaban para el uso cotidiano. Los autos se vendieron posteriormente a individuos privados.

La segunda generación del CitySTOMer está basada en el Golf Mark II y fue develado en 1985.
La segunda generación del CitySTOMer está basada en el Golf Mark II y fue develado en 1985.

1993: Un paso adelante – Golf III Citystromer

Cuando se lanzó el Golf Mark III, se construyó una nueva versión del auto eléctrico en colaboración con Siemens y estuvo disponible para compra por primera vez en 1993. Se construyeron 120 autos en total hasta 1996. Tenían rangos hasta de 90 kilómetros en recorridos por la ciudad a una velocidad constante de 50 km/h, una cifra notable en ese entonces. Se requería una hora y media para cargar la batería al 80%. Aunque el CitySTROMer era capaz de alcanzar tan solo una fracción de los niveles de eficiencia de los vehículos eléctricos modernos, debido principalmente a la tecnología de almacenamiento y carga disponible en esa época, las innovaciones tales como la recuperación de energía de frenado, que actualmente es un estándar a través de la industria, eran logros importantes. A lo largo de 1996, una flotilla de Golf Mark III CitySTROMers y transportadores eléctricos T3 completaron con éxito una exigente prueba en el mundo real como parte del evento “Rügen Trials” que se realizó en la isla del Mar Báltico.

Cuando el Golf Mark III fue presentado, se construyó una nueva versión eléctrica del auto. Se construyeron un total de 120 autos en 1996.
Cuando el Golf Mark III fue presentado, se construyó una nueva versión eléctrica del auto. Se construyeron un total de 120 autos en 1996.

2010: La siguiente generación – Golf VI Blue-e-Motion

El Golf Blue-e-Motion, develado por Volkswagen en la cumbre de movilidad eléctrica en Berlín en 2010, marcó un salto verdaderamente cuántico en términos de rango y rendimiento de la transmisión. El vehículo se basó en la sexta generación del Golf y se construyó en una corrida de preproducción como parte de un ensayo de flotilla. Comparado con sus predecesores eléctricos, el Blue-e-Motion simboliza el amanecer de una nueva era de conducción libre de emisiones en Volkswagen: con su tecnología de punta de iones de litio, el modo de recuperación para la energía de frenado; tres perfiles de conducción diferentes para controlar el dinamismo y el rango del vehículo, así como un sistema de carga rápida que usa corriente de alto voltaje, este prototipo anticipó muchas de las características innovadoras que se encontraron posteriormente en la producción real del e-Golf.

El e-Golf basado en el Golf Mark VII es el primer modelo de Volkswagen de producción masiva con un sistema de transmisión completamente eléctrico.
El e-Golf basado en el Golf Mark VII es el primer modelo de Volkswagen de producción masiva con un sistema de transmisión completamente eléctrico.

2013: Cero emisiones en serie – e-Golf

El e-Golf, basado en el Golf Mark VII es el primer modelo de Volkswagen producido en masa con un sistema de transmisión totalmente eléctrico. Su poderoso motor eléctrico sincrónico proporciona 270 Newton metros de torque, además de un excelente rendimiento en el camino. Al igual que el sistema de transmisión, la batería de iones de litio es un desarrollo interno y para ahorrar espacio está colocada en el piso del vehículo. La fuente de poder se puede cargar al 80% de su capacidad en sólo 20 minutos en una estación de carga equipada con el CCS (Sistema de Carga Combinada). Cuando se actualizó el modelo Golf VII, el e-Golf también se renovó: su rango es ahora hasta de 300 kilómetros, mientras que el motor eléctrico es capaz de producir 136 caballos de fuerza (100 kW). También se mejoraron las cifras de torque y aceleración.

2020: La nueva era – la familia ID.

Volkswagen está entrando a una nueva era automotriz con la familia ID.  Ésta es la primera vez que la marca pone en los caminos una familia del modelo que funciona exclusivamente con electricidad. El rango de productos se extiende desde el ID. compacto hasta los SUV tal como el ID. CROZZ, o hasta el ID. BUZZ, la reinvención del legendario Bulli. Los modelos I.D. totalmente eléctricos y conectados comenzarán a recorrer las vialidades en 2020. El ID. R Pikes Peak muestra la completa fascinación de la movilidad eléctrica: desarrollado específicamente para la famosa carrera de montaña Pikes Peak International Hill Climb, en el verano de 2018 el auto de carreras estableció un récord nuevo y fue incluso más rápido que los autos de carreras clásicos con motor de combustión.

Con la familia ID., Volkswagen está entrando a una nueva era automotriz.
Con la familia ID., Volkswagen está entrando a una nueva era automotriz.

 

 

 

Jorge Viveros Senior Account Executive, FleishmanHillard Mexico
Sobre Volkswagen de México

Las oficinas corporativas de Volkswagen de México así como la planta armadora de vehículos se localizan en la ciudad de Puebla, en la capital del estado, a 120 km al sureste de la ciudad de México. En enero de 2013, en Silao, inició operaciones la Planta Producción Componentes Guanajuato. En 2018, Volkswagen de México produjo 435,373 vehículos en su planta de Puebla y 342,695 motores en la planta de Silao.

Asentada sobre una superficie de 300 hectáreas, la planta de vehículos de Volkswagen de México es una de las más grandes del Grupo Volkswagen. En la planta de Puebla se producen los modelos: Jetta, Golf, Golf Variant y Tiguan, versión larga; así como motores, ejes y catalizadores.

La Planta Producción Componentes Guanajuato está edificada sobre una superficie de 60 hectáreas y produce la tercera generación de los motores EA888 para las plantas de vehículos de Volkswagen en Puebla, Chattanooga (Estados Unidos); Audi, en San José Chiapa (Puebla) y Volkswagen do Brasil. Volkswagen de México comercializa en el mercado doméstico las marcas del Grupo Volkswagen: Volkswagen, Volkswagen Vehículos Comerciales, SEAT, Audi, Bentley y Porsche. En 2018, estas marcas entregaron 196,402 vehículos ligeros a sus clientes.

 

Volkswagen de México
Public Relations
Ingrid Serrano Vargas
Teléfono +52 (222) 303 3644
sara.serrano@vw.com.mx